Podcast Antonio Pacios MSC

Podcast Antonio Pacios MSC
Podcast Antonio Pacios MSC

sábado, 10 de enero de 2009

Shemá... Escucha...

Shemá... Escucha...
Miércoles, 10 de diciembre de 2008
Noticias de Religión (Orlando Díaz Márquez - CAMINAYVEN) La fe, dice San Pablo, viene de la predicación. Esta mañana el Papa Benedicto XVI en la Audiencia general de los miércoles comentó la predicación del Apóstol acerca de los sacramentos. Una frase del Pontífice me llamó la atención, ahora que esta de moda el uso de medios audiovisuales en las celebraciones de la Eucaristía. Algunos ministros, en su afán por hacer mas "entretenida" la celebración han recurrido a pantallas ubicadas en lugares estratégicos de la iglesia para que los fieles vaya siguiendo las lecturas que se proclaman. Otros, con el mismo celo pastoral, reparten a la entra de la parroquia las llamadas "hojas parroquiales" que incluyen, a parte de otras cosas, las lecturas de la liturgia del día, en la que los asistentes siguen la proclamación de la Palabra de Dios. La intención es buena, eso nadie lo niega, lo que sucede es que hemos pasado de ser el pueblo de la escucha al de la lectura.

Decía el Papa esta mañana: " La fe no viene de la lectura sino de la escucha. No es solo interior, sino una relación". Dios ha querido revelarse a los hombres a través de un medio tan precario, si hubiese querido tener mayor "eficacia" hubiese escogido otros métodos menos frágiles. La palabra encierra ella misma el poder del que la pronuncia, escuchada y acogida tiene la capacidad de cambiar e ambiente vital del que la escucha. Una palabra bien dicha puede alegrarnos el corazón, a quien no le tranquiliza escuchar la voz de su madre que lo anima a salir adelante de los problemas, cómo también una palabra mal dicha puede entristecernos y hasta enfurecernos. La palabra cumple una función insustituible en la vida de cada hombre. Lo primero que identificamos en la tierna infancia es la voz materna que nos trasmite amor y seguridad, baste recordar aquel ensayo hecho por los nazis: alimentaron, cuidaron y vigilaron a un grupo de recién nacidos a los que brindaban lo necesario para el mantenimiento vital, pero no les dirigían ninguna palabra, en silencio cuidaban de ellos, el resultado fue sorprendente, todos los niños murieron, sanos médicamente. La palabra tiene relación con la vida, a través de la relación que se expresa en la palabra recibimos el amor que necesitamos para tener una vida digna.

La Palabra de Dios en el contexto de las celebraciones litúrgicas debe ser proclamada y escuchada, no leída. La fe nos viene, no de leer ni de analizar muy científicamente la palabra sino de escuchar. Se hace necesario que las lecturas de la misa sean debidamente proclamadas y escuchadas por los fieles en actitud, por decirlo de alguna manera, contemplativa. Cuando alguien nos habla, lo mínimo que nos pide es que le miremos a los ojos y le pongamos atención. Considero que tener en las manos esas "ayudas didácticas" distraen más que otra cosa. Deberíamos confiar más en el método que Dios nos propone en el libro del Deuteronomio "Escucha Israel..."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...