Podcast Antonio Pacios MSC

Podcast Antonio Pacios MSC
Podcast Antonio Pacios MSC

jueves, 7 de mayo de 2009

Con el mazo dando




Con el mazo dando

Una Inquisición "de cuarto y mitad"


Fabulosa. Sencillamente fabulosa la carta que ha escrito el Arzobispo de Sevilla, moseñor Carlos Amigo Vallejo, en estos días.

Ya estoy cansado de ver programas basura en los que siempre sacan a relucir temas antiguos hacia la Iglesia como es la Inquisición. A esto hay que aclarar una cosa muy simple: los poderosos siempre han intentado dos cosas, o acallar a la Iglesia o aprovecharse de ella. En el tema de la Inquisición fue lo segundo. Era el poder real (no el eclesiástico) el ejecutor de la Inquisición. El trasfondo era mantener el orden establecido y la excusa fue "mantener la fe". Para ello se utilizaron tribunales amañados por la Corona para condenar, quemar libros, y hacer tropelías contra los condenados. Así pues, la Iglesia NO FUE la Inquisición, sino la Corona española. Por lo único que se le podría criticar a la Iglesia es que pusiera al servicio de la Corona teólogos y personas de estudios (y sobre todo de fe) para examinar libros, opiniones, etc. Y creo que eso no es nada malo, siempre que sea para aclarar el camino de la fe, es decir, quitar la broza que pueda surgir como opiniones poco ortodoxas que puedan confundir al Pueblo de Dios. Esta labor hoy en día la sigue haciendo la Iglesia mediante la Prefectura de la Doctrina de la Fe.

Y esos, precisamente esos, que le echan en cara a todas horas a la Iglesia "su pasado inquisitorial", son ahora los grandes inquisidores del Reino.

La carta no tiene desperdicio, aquí os la adjunto:

Aunque sean una minoría de cuarto y mitad, como escribí hace tiempo, hay señores empeñados en poner arena en los engranajes para que las cosas chirríen. Su razón está en lo último que han oído, en el que más gritó, en lo más novedoso, en la publicación más extravagante de última edición. Están al día, es decir, casi a la intemperie de una reflexión seria. Para ellos no cuenta ni el buen entenderse, ni siquiera quedar en evidencia y hacer el ridículo en aras de una libertad que niegan a los demás.

En una alocada y absurda carrera de competitividad, parece como si nos hubiéramos empeñado en ser lo más de lo más. Es decir, los primeros, los únicos, los irrepetibles. Que hay que pasar por encima de los derechos a vivir y a terminar la existencia con verdadera dignidad, pues adelante con unas normas sin consistencia ni jurídica ni ética. Que hay que poner a los padres en cuarentena y restringir su libertad de elegir el tipo de educación que quieren para sus hijos, pues más imposiciones ideológicas y partidistas. Que hay que corregir y reprobar al Papa porque ejerce su derecho de expresión y magisterio, pues a llevarlo al Parlamento.

Esta nueva inquisición es fundamentalmente laica, agnóstica y malhumorada. No son, los nuevos inquisidores, señores que persiguen a las brujas y a los herejes para ponerlos sambenitos y llevarlos a la hoguera. La nueva inquisición está formada por todos los fundamentalistas empeñados en buscar, con razón o sin ella, el punto flaco y el lado débil de Iglesia y acusar, denunciar, torturar psicológicamente y, si se tercia, reducir a quien interese a las cenizas de la infamia. De cuando en cuando, se abre el desván y aparecen los fantasmas del más rancio anticlericalismo para celebrar su particular y fundamentalista auto de fe.

Ahora le ha tocado al Papa. Quieren hacerle comparecer y tirarle de las orejas por lo que ha dicho, y de lo cual parece que mucho no se han enterado. Nada menos que una reprobación pública sobre sus declaraciones. Tan alta y digna cámara está a punto de convertirse en una especie de "ejército de salvación" y de gendarmería que controla y llama la atención a los díscolos.

El Papa ha desenmascarado los verdaderos motivos del mal, ofreciendo los mejores caminos de solución. Ha sido la voz de una conciencia crítica y justa. Sirviendo en la caridad pastoral, el Papa, con su vida y magisterio, ejerce el oficio ministerial del amor fraterno, cuidando especialmente de los más olvidados y pobres. También, y de modo firme y admirable, cumple su deber de defensa de la verdad, orientando permanentemente con su magisterio. El Papa trata de confirmar la fe de los creyentes. Es decir, el de hacer que nos sintamos tranquilos y seguros de estar en el buen camino. Asume el ministerio de ser pastor universal de la Iglesia.

Carlos Amigo Vallejo

Cardenal Arzobispo de Sevilla

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...