Podcast Antonio Pacios MSC

Podcast Antonio Pacios MSC
Podcast Antonio Pacios MSC

jueves, 3 de diciembre de 2009

Los enemigos actuales de la Iglesia


Los enemigos actuales de la Iglesia

Los creyentes tenemos un buen tajo por delante para defender la fe, la Iglesia y el derecho que nos asiste a difundir públicamente nuestras convicciones.


Vicente Alejandro Guillamón
Actualizado 16 noviembre 2009

La Iglesia siempre ha estado sometida a la opresión y ataques de sus enemigos desde el mismo Monte Calvario. Y cuando en algún período histórico la hostilidad externa ha disminuido, el diablo se ha encargado de enfrentar a hermanos con hermanos, provocando cismas, herejías, pugnas internas o relajo moral. La situación actual anti-cristiana, especialmente anti-católica, viene del radicalismo jacobino de la III República francesa (1870-1914 ó 1940), de inspiración masónica, herencia de su propia y sangrienta revolución. En el siglo XX irrumpió como el caballo de Atila en la escena mundial, una revolución aún más nefasta y violenta que la anterior, la marxista-leninista, totalmente atea. La barbarie más primitiva se había impuesto en los que pretendían crear una nueva civilización más «progresista». El experimento ha fracasado totalmente a nivel mundial por inhumano, tiránico e irracional. El hecho de que todavía subsistan países comunistas, alguno de las enormes proporciones de China, y en nuestro entorno los últimos mohicanos rojos, no significa que no se trate de situaciones a extinguir que la natural evolución histórica se encargará de disolver. Pero entre tanto tendremos que padecer las salidas de pata de banco de estos ateos apolillados con olor a naftalina, como la de esa de señora finlandesa, italiana de bragueta, «miembra» de la liga de agnósticos, ateos y racionalistas, que ha ganado el pleito en el tribunal masónico de Derechos Humanos de Estrasburgo para suprimir los crucifijos de las escuelas públicas en Italia. La próxima sentencia de tan aséptico y neutro tribunal será, quizás, tapiar o derruir la basílica de San Pedro, a fin de no herir la sensible sensibilidad de estos mequetrefes ignorantes supinos de la historia y cultura de los pueblos. El hundimiento del marxismo comunista, tan tosco como brutal en sus ataques a la religión, ha permitido a la masonería recuperar su vieja hegemonía, si es que la había perdido alguna vez, en este empeño secularista, aunque con maneras más sibilinas pero no menos venenosas. Los masones argumentan que las religiones han sido y son causa de enfrentamientos y conflictos, incluso armados, en la humanidad. Por eso hay que marginarlas, recluirlas en la conciencia de los individuos, eliminarlas de la esfera pública y social. Pero si las religiones pueden ser causa de división social cuando se olvida el principio de reciprocidad, no lo son menos los partidos políticos y las ideologías, con sus pugnas y batallas, a veces cruentas, por alcanzar el poder. Sin embargo, de ello los masones no dicen ni pío, acaso por temor a ser acusados de totalitarios, como realmente son.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...